martes, 1 de abril de 2014

¿QUÉ FLAUTA ME COMPRO? CONSULTA

Gracias por tu atención, por tu información y por compartir tus conocimientos. Además de arreglar la flauta Yamaha, también quiero comprar una nueva. Si no es abusar mucho de tu amabilidad, me gustaría saber tu opinión sobre las características que debería tener la flauta. Su profesora le ha dicho: cabeza de plata, platos abiertos y chimeneas soldadas. He leído en tu blog que debería tener Mi mecánico y Sol adelantado.
He estado mirando en internet flautas de la marca Pearl, serie elegante (flauta do Pearl 795rbei-coda cabeza/cuerpo plata Mec. Mi Bisel oro pata Si Inli) y modelos de Muramatsu, entre ellos, EX RBIII-E-O. 

¿Me podrías dar tu opinión sobre ellas o recomendarme alguna otra?

Gracias, un saludo


------------------------------------------------------------------------------------

Intentaré aclarar las opciones, pero si tienes cualquier duda tú me dices e intento concretar más y mejor.

Las especificaciones que te ha indicado la profesora no son del todo compatibles por la siguiente razón.

Las chimeneas soldadas son una característica de las flautas de alta gama o profesionales (si no sabes bien en qué consiste esto te lo puedo detallar, pero ya es una cuestión muy técnica que no viene al caso). 

Las flautas de gama alta son completamente de plata, oro, platino, o metales preciosos en aleaciones varias. Por lo tanto una flauta con "solo" una cabeza de plata nunca va a tener las chimeneas soldadas, sino estiradas.

En sí, el proceso de soldado de las chimeneas es una característica exclusiva de las flautas de gama alta como te decía, pero ello no quita para que una flauta con chimeneas estiradas pueda dar un rendimiento excelente y sobradamente válido para todo un grado profesional, superior o incluso para uso profesional. Todo depende del instrumento, que siempre hay que probar.

Yo aconsejo siempre el mi partido (o mecanismo de mi, o mi mecánico...el invento tiene distintos nombres pero es lo mismo), porque aunque hace años era un complemento que sólo traían las flautas profesionales por encargo, ahora se encuentra como una opción más en casi todos los modelos. No encarece especialmente el instrumento, y realmente facilita mucho la emisión del mi del registro agudo, que en la flauta es una nota delicada sin él.

El sol adelantado es otra opción que a mí me gusta especialmente, pues facilita un poco la colocación de la mano izquierda, que es un poco menos forzada que sin él. De todos modos, esta es una opción menos importante desde mi punto de vista que la del mi mecánico, y ya depende mucho de cómo es la flauta anterior, de la comodidad y costumbre del flautista, etc...como te decía esto también es cuestión de probar.

Por los dos instrumentos que me citas, tanto los modelos de Pearl 795 y la Muramatsu EX incluyen la pata de si, que si bien no me parece imprescindible en un grado profesional, puede ser interesante de cara al futuro. Sólo se me ocurre un posible inconveniente. Una flauta con una pata de si pesa proporcionalmente bastante más que una con la pata de do, tanto por el peso en sí como por estar éste en el extremo final del instrumento. Esta cuestión, en función del desarrollo físico y del modo de tocar puede dar lugar a alguna postura forzada, y a un castigo algo mayor de la musculatura de los brazos y espalda.

En cuanto a las marcas, tanto Pearl como Muramatsu son marcas de primer nivel y sobradamente fiables. Hay muchas otras, como Altus, Yamaha, Sankyo, Powell, Mateki, Miyazawa, Burkart...que son garantía de buenos instrumentos, y estos por tan solo citar los que ofertan los distribuidores españoles.

La elección nunca es fácil, pues depende de muchos factores, además del instrumento en sí. El precio, la opción de probarlos con tranquilidad, las condiciones de compra...

La Pearl cuesta unos 2600-2900€, y las Muramatsu EX cuestan unos 3300€. Realmente en cuanto a materiales, la Pearl ofrece todo el tubo en plata, mientras que la Muramatsu (por un precio bastante mayor) "solo" ofrece la cabeza en plata. ¿Y por qué?. Pues es difícil de explicar así en pocas lineas, pero básicamente Muramatsu es una marca de mucho prestigio (bien ganado). Realmente la calidad de una flauta reside más allá del material en el que está hecha, en cómo está hecha, y muy particularmente la cabeza, que es la parte más importante en cuanto a la sonoridad del instrumento. No he probado exactamente el modelo de Pearl que me citas, pero conozco la marca y es buena. La Muramatsu también, aunque el modelo GX es el que se semejaría tal vez más a la Pearl, pues tiene todo el tubo de plata,  pero ya se va a más de 5000€, que tal vez es algo excesivo. Las Sankyo C-301 son otra buena opción a un precio algo menor que las Muramatsu (últimamente vendí una Sankyo C-301 prácticamente como nueva que estaba en una condición fantástica y que iba muy bien). Otra opción interesante son las Yamaha de gama medio-alta (series 500-600 y 700), pues en este segmento de mercado las Yamaha tienen algo menos de predicamento que marcas como Muramatsu, pero suelen ofrecer una gran calidad a un precio bastante interesante.

En definitiva, hay muchas marcas, modelos y  tiendas que ofertan estas y otras flautas similares, pero eso no quiere decir que las tengan en stock necesariamente. Es cuestión de llamar y preguntar por el stock y las condiciones de prueba y compra.

Por último, otra opción es el mercado de segunda mano. En España no hay gran oferta por parte de tiendas profesionales, pero a veces se pueden encontrar instrumentos en condiciones inmejorables por precios muy inferiores a los precios de nuevos. El problema es dónde buscar, y cómo llegar a poder probar un instrumento así sin compromiso de compra.

Si esta última opción te interesase, tal vez podría ofrecerte algún instrumento que se adaptase a las necesidades de ------ tanto en el grado profesional como en un hipotético superior. Si esta opción te parece interesante, puedes contactarme de nuevo sin problema y podemos tratar el tema.

En fin, espero que toda esta información te sirva de ayuda y que te oriente hacia una buena compra.

Un saludo y gracias,

Alfonso Rubio.



No hay comentarios: