jueves, 5 de junio de 2014

¿PLATOS ABIERTOS O CERRADOS?

Cuando un alumno (tanto de Grado Elemental como de Medio) inicia sus estudios, la elección del instrumento determinará en gran medida una buena parte de su avance y desarrollo como flautista.

En esa elección un factor determinante es la opinión, preferencia o consejo del profesor de flauta, que es la persona informada más cercana a los padres y al alumno. En base a los consejos del profesor, y en función también de la disponibilidad de las tiendas, y de la capacidad económica del alumno, se elige un tipo de instrumento u otro.

Una de las opciones que primero hay que establecer es la de un instrumento con platos abiertos o cerrados.

Para los que sean absolutamente neófitos en la materia, aclaro que los platos abiertos son aquellas llaves (o "teclas" o "botones", como se les suele llamar antes de conocer la palabra que utilizamos para denominarlas correctamente), en las que se sitúan los dedos corazón y anular de ambas manos e índice derecho, para cerrar los agujeros correspondientes.




La elección más habitual en nuestro entorno suele ser la de flautas con platos abiertos, tanto en Grados Medio como Elemental (obvio el Superior, pues en él se supone que el alumno ya tiene un criterio más formado, además de que imagino que cerca del 100% de las flautas que se usan allí son de platos abiertos).

Si bien la cuestión en el Grado Medio no plantea mucha duda (abiertos), en el Elemental se puede plantear cierto margen a la elección de un sistema u otro.

He de aclarar que cuando aconsejo a los padres de los niños que comienzan sus estudios elementales, suelo siempre decantarme por modelos de platos abiertos, y a ser posible mi partido y sol adelantado. Si estas dos últimas opciones me parecen beneficiosas sin más tanto por la facilidad de emisión del mi5 y la ergonomía de la mano derecha, el tema de los platos abiertos o cerrados me plantea ciertas reticencias desde mi experiencia como profesor. Siendo honesto diré que no tengo claro que sea la mejor opción para un instrumento de iniciación, y que mi consejo se ve condicionado por la tendencia general de los flautistas, y por la probable demanda o consejo de los futuros profesores de Grado Medio, que con total probabilidad pedirán al alumno en cuestión que se compre otra flauta de nivel superior, con platos abiertos.

¿Cuáles son las ventajas de la mecánica abierta?. Pues en primer lugar se supone que proporciona una mayor capacidad sonora al instrumento, que irradia más sonido por los agujeros abiertos, si bien esta es una suposición que yo nunca he visto refrendada por ningún estudio científico y por lo tanto puede considerarse como un "mito" flautístico más.

Otra virtud es la posibilidad de aplicar una mayor cantidad de digitaciones alternativas y la aplicación de técnicas "contemporáneas" como glissandos,  multifónicos, etc...

Una tercera ventaja, discutible, es que por su naturaleza los platos abiertos "obligan" al alumno a tapar correctamente el agujero, pues de no ser así necesariamente el sonido va a ser incorrecto.

Las dos primeras ventajas son prácticamente irrelevantes en el Grado Elemental (¿y en el Medio?), pues la capacidad sonora de la flauta aún no puede ser exprimida por el alumno hasta un nivel en el queorificio de las llaves determine una diferencia significativa. El estudio de técnicas contemporáneas como las mencionadas no se practica en el Grado Elemental y muy poco o nada tampoco en el Medio.

Por lo tanto la tercera ventaja mencionada sería la más importante a considerar a la hora de pensar si un instrumento u otro es más apropiado.

En la gran mayoría de casos de los alumnos de primer curso, el desarrollo de las manos suele ser insuficiente como para tapar los agujeros abiertos. Solución: Dejar puestos los tapones de plástico o silicona que suelen traer siempre las flautas de iniciación de platos abiertos. Ahora bien, si los orificios obligan a tapar correctamente los agujeros, ello no implica necesariamente que la posición de los dedos, manos, brazos y hombros sea correcta, e incluso se puede derivar de ello un aumento de la tensión muscular necesaria para "alargar" los dedos hasta los agujeros.

En mis clases con niños de Grado Elemental, he acostumbrado a intentar quitar los tapones lo antes posible, de modo que los alumnos se acostumbrasen lo antes posible a tapar correctamente. Los resultados finales (cuando mis alumnos dejan el Conservatorio en 4º de elemental), suelen ser buenos desde la perspectiva de la posición general de las manos, especialmente la derecha, y de la correcta obturación de los agujeros.

Pero me queda la duda de si el esfuerzo es demasiado grande para alumnos del desarrollo físico correspondiente a esa edad, y si el resultado no sería el mismo pasando a otra flauta con platos abiertos cuando tuviesen un tamaño de mano mayor. Por descontado que la vigilancia de la posición de manos, brazos y hombros es continua, y que como profesor también es fatigante estar continuamente incidiendo en ello, por más que sea uno de los objetivos claves del Grado Elemental. Como ya he dicho, mi duda reside en si es mejor adaptar la posición general al instrumento, o si debería ser éste el que se adaptase a las características morfológicas de los niños.

Pero en este caso, tiene un peso importante la costumbre generalizada entre la comunidad flautística. Es decir, como la gran mayoría de flautas de estudio que se utilizan en España son de platos abiertos, se sigue un poco la tendencia ya que el alumno llegará en algún momento a otros Centros y con otros profesores, que probablemente les exijan una flauta de platos abiertos.

Por introducir algún elemento histórico, hay que decir que el diseño definitivo de Boehm de 1847 era de platos cerrados, y que la incorporación de los abiertos fue hecha en Francia por Godfroy y Lot, más como un tributo a su tradición que como un seguimiento de los estudios de Boehm.

Ya en el s.XX, uno de los mejores constructores de flautas de todos los tiempos, Albert Cooper, no veía ventaja alguna en los modelos abiertos, más allá de la práctica de técnicas modernas, y acústicamente se decantaba por la combinación de platos abiertos para la mano derecha y cerrados para la izquierda, pero este tipo de modelos de flautas no llegaron a tener una cristalización efectiva en el mercado más estándar.

Cooper también aclaraba que la posición de los agujeros en flautas de platos abiertos o cerrados debía ser distinta debido al efecto acústico de unos u otros en la afinación del instrumento, por lo que las mediciones originales de Boehm no se debían utilizar en flautas de mecanismo abierto (algo que muchos fabricantes no han aplicado convenientemente).

Mis alumnos utilizan los tapones en sus flautas, algo que siendo ortodoxo afectaría a la afinación de los instrumentos, pero considero que en el Grado Elemental este es un detalle lo suficientemente irrelevante como para ser tenido en cuenta.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Alfonso, felicidades por tu artículo. Pero me queda una duda: entiendo el mecanismo de los orificios abiertos, es decir las llaves cierran los orificios. Pero en la flauta de orificios cerrados, ¿los llaves los abren? Gracias!!! Pablo desde las Pirámides de Teotihuacan.

Alfonso Rubio Marco dijo...

Hola. Pues intentaré aclarártelo. La función de las llaves es la misma en ambos tipos de flautas. El tubo de la flauta tiene una serie de orificios (16 ó 17, dependiendo del pie) que son tapados por las llaves. Los platos o llaves cerradas cumplen la misma función que las abiertas. La diferencia estriba en que éstas últimas tienen en el centro un agujero que es tapado directamente por los dedos, posibilitando de este modo que se puedan destapar sólo una parte del agujero. Esto se utiliza principalmente en música contemporánea para producir multifónicos, afinación microtonal y algún otro efecto, y también teóricamente para proporcionar una mayor radiación sonora.

Pero en definitiva, y respondiendo concretamente a tu pregunta, en las flautas de platos cerrados, éstos también tapan los agujeros del tubo.

Muchas gracias y un saludo para ti y para las pirámides.

JUAN PABLO LOPERA LONDOÑO dijo...

hola. una pregunta. hay alguna diferencia entre las zapatillas del sistema abierto o cerrado a la hora de cambiarlos. puedo ponerle a una flata de sistema cerrado un juego de zapatillas del sistema abierto?

muchas gracias

Alfonso Rubio Marco dijo...

Hola Juan Pablo.

Sí, claro. Son incompatibles por la forma de la zapatilla y de la llave. Para cambiar un juego del tipo que sea, has de medir las zapatillas individualmente tanto en es diámetro exterior como el del agujero interno tanto si son de platos abiertos como si son cerrados, y el espesor. Ya con esas medida encargas el juego de zapatillas que quieras en una tienda especializada. Hay muchos tipos y precios, dependiendo de las características. Es una operación delicada, y hace falta tener ciertos conocimientos para conseguir un resultado aceptable. Si no lo has hecho nunca, pide consejo profesional antes. En todo caso, ten claro que no son compatibles entre ellas.