lunes, 26 de enero de 2015

GRANDES FLAUTISTAS DESCONOCIDOS: ALTAMIRO CARRILHO

La figura de Altamiro Carrilho no debería ser calificada estrictamente como la de un flautista desconocido, pues durante su larga vida (1924-2012) grabó más de 100 discos y realizó centenares de conciertos por todo el mundo. Si lo he traído a esta entrada y con este título, es porque intuyo (y puedo estar,¡ojalá!, absolutamente equivocado) que en el mundo del más rancio flautismo, figuras como le de Carrilho no suelen ser consideradas como dignas de una atención destacada. En todo caso, lo más probable es que se le pudiese catalogar como un flautista desconocido para la mayor parte de los flautistas (no brasileños).

                         

Hay que aclarar que Carrilho fue una figura de la música popular brasileña, y que disfrutó de un reconocimiento amplio, con apariciones en programas de televisión y prensa, y distinciones del Gobierno de Brasil. Su fallecimiento fue reseñado por medios de difusión general, y no se restringió a los círculos flautísticos. Tal vez esta dimensión más amplia, su consideración como un músico popular y no el encapsulamiento en un mundo más cerrado, sea uno de los motivos del desconocimiento dentro del mundo puramente flautístico. De hecho Altamiro fue un flautista autodidacta, e incluso en algún comentario se jactó de ello, ponderando su aptitud e innato talento musical frente a flautistas de origen más académico: "los diplomas no tocan", llegó a comentar. Se dice que otro de los grandes del siglo XX, Jean-Pierre Rampal comentó de él que era "el mejor flautista del mundo", y no en vano, pese a la muy diferente carrera de ambos, guardaban ciertas similitudes en su modo de entender la música y la flauta, con coincidencias claras entre los discos de Carrilho y por ejemplo el celebérrimo LP de Rampal dedicado a los Rags de Scott Joplin, por ejemplo.

El caso es que este fue un músico dedicado a un género, el "chorinho" que mana directamente de la tradición popular más clásica de Brasil. Se trata de piezas
en ritmos afroamericanos, pensadas básicamente para bailar o amenizar, y con un despliegue instrumental flexible y variado, que incluye muy habitualmente a la flauta como uno de sus protagonistas habituales, del mismo modo que el saxo tenor, el cavaquinho (pequeña guitarra), el piano, etc... No se trata ahora de hacer aquí un despliegue musicológico sobre el choro y el chorinho, pero grandes autores también casi desconocidos fuera de este ámbito tan restringido, como Benedeto Lacerda, ErnestoNazareth, Chiquinha Gonzaga, Pixinguinha...dieron cuerpo a un género que autores de perfil universal como Villa-Lobos o Darius Milhaud elevaron hasta los altares de la música llamada culta.

El caso es que nuestro flautista comenzó tocando la caja en una banda de pueblo. Sus primeras flautas fueron construídas por él mismo con bambú a los once años. Aprendió luego a tocar la travesera Boehm también en bandas populares, y poco a poco fue siendo más conocido. En algunas de las grabaciones que se pueden encontrar fácilmente por internet también tocaba estupendamente el flautín. Gran improvisador, fue autor de más de 200 piezas populares, muchas de ellas publicadas por editoriales brasileñas muy especializadas en este tipo de músicas. Sin embargo, y a pesar de este perfil tan determinado, no dejó de efectuar apariciones con orquestas sinfónicas tradicionales y con repertorios a priori vedados para un músico como él como el Concierto (¿RV 443?) de flautín de Vivaldi o el Sol mayor de Mozart (al que añadió una cadencia con motivos de la música popular brasileña), y también mostró un interés por el mundo más propiamente flautístico, pues fue uno de los fundadores de la Asociación Brasileira da Flauta (ABRAF).

Era poseedor de una técnica sorprendente en algunos momento (Brasileirinho, Bem-Te-Vi Atrevido, Harmonia Selvagem, etc...).  Poco académica tal vez, y de una sonoridad alejada de los estereotipos más manidos y habituales en Conservatorios, Concursos y pruebas orquestales mil. Desde mi modesta opinión, el optimismo y la alegría que desprende toda su música suponen un balón de oxígeno importante dentro de un mundo, el flautístico, que no por amplio y globalizado deja de ser en muchos momentos asfixiante, endogámico y profundamente decepcionante.

Figura a seguir y sobre todo a disfrutar: Altamiro Carrilho, un grande.




No hay comentarios:

11 de Noviembre de 2017 VI  RAFEL FESTIVAL.  Ensemble d'Arts.  Auditori de Rafelbunyol (València) 20:00h. SOLISTAS DE ZAHIR ENSE...